AMISTAD Y VIDA CONSAGRADA"

819COMUNIDAD DE CONSAGRADAS, SACRAMENTO DE AMISTAD.

Las religiosas aparecen en la Iglesia como un estado de amor, una forma de manifestar el amor del Reino. Frente a otros tipos de vinculación humana, las consagradas proclaman que es posible la creación de lazos profundos y la realización afectiva desde el Evangelio. Pretende ser una presencia liberadora en medio del pueblo oprimido y violentado.
Está llamada a vivir la comunión bajo la forma de una relación interpersonal profunda.
La vida religiosa es el lugar donde se realiza y perpetúa la comunión de Jesús con sus discípulos, y se anticipa la comunión definitiva del Reino. En un mundo que se ha ido convirtiendo en multitud solitaria y competitiva, está llamada a ser signo visible de comunión, sacramento de la amistad.

1.- INTEGRACIÓN DE LA AFECTIVIDAD EN LA EXPERIENCIA DE DIOS.

Las religiosas con el coraje de descender y penetrar en sus propias profundidades en busca de su unidad interior, tienen la capacidad para abrirse a una relación interpersonal, donde el trabajo se asume como signo de la vida, y están en condiciones de entrar, como adultas, a la luz del Evangelio. Aquello significa que la energía afectivo-sexual se integra en un proyecto de maduración humana más amplio, que posibilita el surgimiento de personas libres y liberadoras, abiertas al misterio de Dios y a la comunión interpersonal.
La amistad de las religiosas inicia y encamina en el descubrimiento del amor del Reino. La vinculación entre las hermanas comienza por una motivación de orden religioso: llegan a la vida comunitaria sin un interés ni un previo conocimiento, y allí descubren que les atraía el mismo misterio. En la profundidad de su vida se desvela el rostro de un Dios seductor, que atrae a sí, consagra y envía. Mientras recorren los caminos de la vida en búsqueda de su realización personal y afectiva, se descubren formando parte de la trama de un amor mayor. En el origen de la amistad comunitaria se sitúa el descubrimiento del amor y de Dios como fuerza transformadora, capaz de convertir, por la fuerza del poder de la consagración, la energía bio-síquica de la libido en amor por el Reino, que congrega a las religiosas en una comunión de amigas empeñadas en la transformación de este mundo en Reino de Dios. No es la simpatía ni la afinidad, sino la persona de Jesús, quien congrega y vincula a las amigas en la vida consagrada. Las religiosas viven una mística que busca ardientemente a aquel Dios que las sedujo…, cultivan este misterio en la oración, viven la presencia de Jesús, y para recorrer este camino se unen en un grupo de amigas para ayudarse en esta búsqueda apasionada.

2.- VIDA COMUNITARIA COMO COMUNIÓN DE AMIGAS
La consagración de la energía afectivo-sexual debe traducirse necesariamente en un elemento de comunión interhumana y en energía misionera. Al interior de la vida religiosa dicha energía se orienta en forma de comunión comunitaria, y hacia fuera, hacia el mundo, en forma de misión. Por medio de la renuncia las religiosas COMUNIDAD DE CONSAGRADAS, SACRAMENTO DE AMISTAD.

Las religiosas aparecen en la Iglesia como un estado de amor, una forma de manifestar el amor del Reino. Frente a otros tipos de vinculación humana, las consagradas proclaman que es posible la creación de lazos profundos y la realización afectiva desde el Evangelio. Pretende ser una presencia liberadora en medio del pueblo oprimido y violentado.
Está llamada a vivir la comunión bajo la forma de una relación interpersonal profunda.
La vida religiosa es el lugar donde se realiza y perpetúa la comunión de Jesús con sus discípulos, y se anticipa la comunión definitiva del Reino. En un mundo que se ha ido convirtiendo en multitud solitaria y competitiva, está llamada a ser signo visible de comunión, sacramento de la amistad.

1.- INTEGRACIÓN DE LA AFECTIVIDAD EN LA EXPERIENCIA DE DIOS.

Las religiosas con el coraje de descender y penetrar en sus propias profundidades en busca de su unidad interior, tienen la capacidad para abrirse a una relación interpersonal, donde el trabajo se asume como signo de la vida, y están en condiciones de entrar, como adultas, a la luz del Evangelio. Aquello significa que la energía afectivo-sexual se integra en un proyecto de maduración humana más amplio, que posibilita el surgimiento de personas libres y liberadoras, abiertas al misterio de Dios y a la comunión interpersonal.
La amistad de las religiosas inicia y encamina en el descubrimiento del amor del Reino. La vinculación entre las hermanas comienza por una motivación de orden religioso: llegan a la vida comunitaria sin un interés ni un previo conocimiento, y allí descubren que les atraía el mismo misterio. En la profundidad de su vida se desvela el rostro de un Dios seductor, que atrae a sí, consagra y envía. Mientras recorren los caminos de la vida en búsqueda de su realización personal y afectiva, se descubren formando parte de la trama de un amor mayor. En el origen de la amistad comunitaria se sitúa el descubrimiento del amor y de Dios como fuerza transformadora, capaz de convertir, por la fuerza del poder de la consagración, la energía bio-síquica de la libido en amor por el Reino, que congrega a las religiosas en una comunión de amigas empeñadas en la transformación de este mundo en Reino de Dios. No es la simpatía ni la afinidad, sino la persona de Jesús, quien congrega y vincula a las amigas en la vida consagrada. Las religiosas viven una mística que busca ardientemente a aquel Dios que las sedujo…, cultivan este misterio en la oración, viven la presencia de Jesús, y para recorrer este camino se unen en un grupo de amigas para ayudarse en esta búsqueda apasionada.

2.- VIDA COMUNITARIA COMO COMUNIÓN DE AMIGAS
La consagración de la energía afectivo-sexual debe traducirse necesariamente en un elemento de comunión interhumana y en ener254gía misionera. Al interior de la vida religiosa dicha energía se orienta en forma de comunión comunitaria, y hacia fuera, hacia el mundo, en forma de misión. Por medio de la renuncia las religiosas manifiestan la posibilidad de un tipo intenso de vinculación afectiva, una relación profunda de amigas en función del Reino. Entendida así, la vida comunitaria se define como un grupo de amigas una forma nueva y diferente de actualizar y hacer presente el amor del Evangelio, constituyendo la utopía del Reino, un mundo nuevo, sin ricos ni pobres, sin señores y esclavos, un mundo de amigos. Tampoco existe una auténtica amistad sin un compromiso adulto de colaboración mutua.
La amistad comunitaria debe expresarse en forma misionera, los religiosos que se reúnen para cultivar el encuentro con Dios, y para promover la comunión Sororal, acaban por irradiar su testimonio y realizar gestos concretos de amor misericordioso y liberador. Por principio, las consagradas necesitamos mostrar nuestro testimonio de amor: una vida centrada en la búsqueda de Dios y en la comunión de los y las amigas(os) tiene pleno sentido: la amistad bien vale la pena, pues hace mujeres libres, abiertas para dar y recibir amor. La vida religiosa vale por sí misma y no preferentemente por lo que hace, vale por la propuesta que presenta, por el tipo de mujer nueva que genera, por la relación que establece entre las personas. Es un espacio para mujeres libres y liberadoras, capaces de compartir los bienes y la vida toda, abiertas a la amistad de los que viven al lado.
La misión de la vida religiosa consiste en ser una especie de “escuela de amistad”, un lugar donde se aprende a amar, a dar testimonio de amistad, espacio de acogida, en la dimensión del Reino

Georgina Zubiría M., Afectividad y Vida Consagrada

Escribió Mary Santillán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: