“Todo es Gracia, en Jesús”

Hermanas: Agradezco a cada una su oración ahora que estuve en Ejercicios Espirituales. Les comparto mi experiencia en esta breve reflexión.

Así sintetizo mi experiencia de Ejercicios Espirituales, en los que momento a momento experimenté la Gracia de Dios conmigo.
Llegué a este lugar (Casa de Espiritualidad, en Tonila) con una sed tormentosa de Dios, de su Palabra, de su Amor, de su Fuerza, de su Espíritu, de su Aliento Divino. ¡Muy necesitada de encontrarme con la Ruah!, invasión y aliento de Dios en Mí. Deseando que su fuerza sobreabunde en mi humilde pequeñez y su Gracia recree mi ser.
Y vaya novedad y sorpresa que Él me tenía preparada, con un eficaz instrumento, me hizo llegar su Palabra (P. Javier Armando).

Comenzamos en la barca donde subimos los tres, obedeciendo el mandato: de echar las redes adentro, sin imaginarme siquiera lo que iba a acontecer. Recordarme este pasaje hizo retomar mi elección que ha pasado por etapas y han marcado mi misión. En estas etapas vividas, Moisés fue mi inspiración, ya que en su vida de guía no faltó la tentación. En mi etapa de desierto, ya sin sueños ni esperanzas, viéndome yo abandonada, es cuando más fuertemente, Dios me tenía asegurada.

Quise con Jesús caminar hacia el pueblo de Betania, donde vivían dos mujeres que eran las que Él más amaba. Ya estando dentro de casa en la que me sentí acogida no hallaba con quien estar si con Martha o con María. Las dos mujeres valiosas por sus roles diferentes, que sin pretender compararlas eran de calidad convincentes.

Me encanta la fuerza de Martha y el corazón de María, que su encuentro con Jesús, su amigo, a cada una sostenía. Fueron encuentros profundos que daban sabiduría y su actitud de discípulas marcó fuerte su vida. Al inicio de este recorrido Martha me conquistó, por ser mujer de palabra y su fe que profesó.
Las dos muestran afinidades que bien quisiera tener… ser amiga, ser discípula, ser humilde servidora y sólo de Jesús depender. Vivieron la autonomía que les dio una identidad de poder ser ellas mismas y así su vida arriesgar. La osadía que las dos tuvieron, llegó hasta mi corazón, una por abrirse a la Vida y otra por su derroche de amor.

Con esperanza y con gozo, concluyo esta reflexión, son de vital importancia la contemplación y la acción. Experiencia que se da en mi encuentro con Jesús, que a veces se da en el gozo y en otras se da en la cruz. Camino necesario que tiene un largo trayecto, es la Pascua de Jesús que quiero hacerlo proyecto. Ya para terminar, también quisiera agregar, que al potenciar el “ser Martha” así como el “ser María” va a animar mi convicción de ser mujer con autonomía. ¡Esto es Gracia con Jesús!

Ahora me anima el Espíritu a seguir con mi camino no olvidando otras mujeres que dan a mi vida un alivio. La pequeña hija de Jairo que en su estado agonizaba y la mujer hemorroisa que de tiempo se sangraba, que al ser por Jesús tocadas fueron las dos liberadas.
Su despertar de mujeres es buena oportunidad, de alimentar mi esperanza, y formar comunidad. Inspiradas en Betania, sean una casa de encuentro entre Jesús y nosotras con su Palabra en el centro. Comunidades de vida creando sororidad con la fuerza y el impulso de nuestro Dios Trinidad. Ya somos cinco mujeres con la osadía de creer, que la Vida puede darse poniendo en Jesús nuestra fe. Creer en la Resurrección y la Vida, nos lleva a dar a Dios gloria y mística y profecía por siempre serán mi memoria. ¡Esto es Gracia con Jesús!

Pensando en mi comunidad a la que Dios me ha confiado quiero poner mi atención a unos caminos andados. Dos comunidades propuestas como camino de luz, es la de Jerusalén y la comunidad de Emaús.


Jerusalén hizo historia por la muerte de Jesús y Emaús también la hace porque huye de la cruz. Con Jesús Resucitado un milagro se nos da, es un gran signo de Vida hacer la comunidad. Lo que nos pide Jesús es a Jerusalén volver, esperando todos juntos el cumplimiento de Pentecostés. ¡Esto es Gracia con Jesús!

“Llevar la comunidad a Jesús y celebrar con Él la vida de Resucitadas,
¡desde la cruz!, dando acogida a los pobres, Sacramento de Dios”.

Hna. Margarita de J. Macías Ríos

MEMI

Tonila, Jalisco

17 de mayo de 2013

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: