La música callada…la Pascua

Una luz que es serena y silenciosa,
una tibia mañana, acogedora,
una tumba vacía: signo vivo,
en par de los levantes de la aurora.

Unas manos se levantan a lo alto,
unos ojos contemplan las alturas,
una fiesta se prepara para un padre
que llega siempre primero en la ternura.

Y en el medio del silencio de la noche,
un jilguero anticipa el nuevo día,
las tinieblas se desgarran a su paso,
y se empieza a tejer la melodía.
Algo nuevo se prepara en el silencio,
en la paz engendrada en una herida,
aguijón que se quiebra sin victoria,
derrotado por el triunfo de la vida;
y esa vida enterrada va brotando,
regalándonos el fruto de la espiga,
molida por los dientes poderosos,
compartida en el pan de la familia.

Brota un hombre, semilla de un reinado,
crece el fruto del pueblo verdadero,
un retoño de aquel que es árbol verde,
vida nueva que nace del madero.

Y un hijo que es hermano y compañero,
que es camino y camina a nuestro lado,
nos regala su presencia misteriosa,
en las huellas del amor resucitado.

Eduardo de la Serna

Hna. Margarita de J. Macías

MEMI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: