Nochevieja y Año Nuevo

Acabar con lo viejo y dar paso a lo nuevo.

ACABAR CON UN VIEJO PROYECTO Y EMPRENDER una nueva tarea es, desde tiempos inmemoriales, algo muy especial para los seres humanos. La puerta del año viejo debe cerrarse, para que la puerta del nuevo año pueda abrirse.
SENTIMIENTOS ENCONTRADOS. Lo viejo y lo nuevo despiertan en el ser humano distintos sentimientos. Lo viejo es lo familiar, aquello con lo que uno se siente a gusto. Sin embargo, en el lenguaje de la juventud, «parecer viejo» es más bien un insulto. Existe, en efecto, lo viejo que ha sido superado, que nadie quiere tener ya. También el concepto de lo nuevo es ambivalente. Está, por ejemplo, el «novato» que acaba de entrar en la empresa, y que todavía no tiene ni idea de lo que va a hacer. Lo nuevo es lo no probado, aquello que en un primer momento muchos no están dispuestos a tomar en sus manos. Lo nuevo que sucede provoca miedo, angustia. Algunos trabajadores se defienden contra las nuevas estructuras y las nuevas técnicas que la empresa estaría dispuesta a introducir. No saben lo que les espera. Se sienten superados. Por otra parte, lo nuevo es también un estímulo.
Lo nuevo es mejor que lo viejo. Jesús habla de este problema al afirmar que el vino nuevo no debe echarse en odres viejos. Un coche nuevo nos fascina. Un televisor nuevo suscita admiración. Estamos convencidos de que es mejor, o técnicamente más avanzado, que el modelo viejo del que nos hemos desprendido.
UN ESPÍRITU QUE LO RENUEVA TODO. Para referirse a lo «nuevo», la lengua griega dispone de dos palabras: néos y kainós.
El término néos, que podemos traducir por «nuevo» o «joven», expresa el aspecto más bien negativo de lo nuevo y no experimentado, lo que todavía no ha sido puesto a prueba.
En cambio, el término kainós es lo nuevo que Dios crea. Dios es aquel que todo lo hace nuevo, que nos envía a nosotros un nuevo Espíritu que todo lo renueva en nosotros.
Este Espíritu que todo lo renueva en nosotros y que durante el nuevo año nos ofrecerá nuevas oportunidades, es el que le pedimos a Dios en Nochevieja.
TOMAR Y DEJAR. Si en Nochevieja celebramos la despedida del año que termina, se nos planteará la necesidad de escoger ambos polos, el de tomar y el de dejar. Por una parte, debemos aceptar -es decir, tomar- el Año Viejo con todo lo que ha sido para nosotros, incluso con aquello que nos ha planteado dificultades. Si únicamente quisiéramos olvidarnos de él -es decir, dejar- continuaríamos estando pendientes de él y nos agobiaría. Solo si aceptamos lo viejo, podremos conservarlo como un valioso tesoro que continúa en nuestro poder. Pero no debemos aferramos ni quedar atados a lo viejo. En caso contrario, en lugar de un tesoro que nos enriquece, se convertirá para nosotros en una carga. Se trata de desprenderse de lo viejo para que de ese modo podamos conservarlo como algo valioso.
PROMESA DE ALGO NUEVO. Quien ha dejado de buen grado el año viejo, está preparado para lo nuevo que Dios quiere realizar en él durante el nuevo año. Dios nos concede nuevas oportunidades. No estamos atados a lo que nos ha salido mal en el año que termina. Tendremos nuevas posibilidades en la vida de relación, nuevas posibilidades en el trabajo, nuevos caminos para nuestra vida personal, para nuestra espiritualidad. Sobre el Año Nuevo recae la promesa de que Dios lo renovará todo en nosotros, de que gracias a él vamos a disponer de nuevas fuerzas. En efecto, Dios nos ha prometido: «Aun los muchachos se cansan, se fatigan, los jóvenes tropiezan y vacilan; pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, echan alas como las águilas, corren sin cansarse, marchan sin fatigarse» (Is 40,30s). Esta promesa recae sobre el Año Nuevo. Deja que en Nochevieja estas palabras penetren profundamente en ti. Experimentarás entonces que las palabras te ponen en contacto con lo nuevo y lo joven, con lo limpio y lo vigoroso, para lo que tu alma está ya preparada y que Dios hará madurar durante el nuevo año.

Ritual

Detente un momento
Me gustaría sugerirte un rito que puedas celebrar durante la Nochevieja, en el instante mismo en que se produce el cambio de año.
En lugar de saludar el Año Nuevo con salvas de honor, detente un momento y permanece en silencio. Trata de imaginarte sin decir palabra cómo transcurre el tiempo antiguo ya consumido y cómo después, a medianoche, se puede experimentar el tiempo nuevo, todavía no consumido.

Percibe este tiempo nuevo. Es un tiempo que se te ofrece regalado en el que todavía no han dejado su impronta los acontecimientos del mundo externo. Es un tiempo nuevo, colmado de Dios. un tiempo que te invita a renovarte tú mismo el tiempo nuevo para vivir como un ser humano renovado. Precisamente en el momento de producirse el cambio de año tienes la oportunidad de rastrear el misterio del tiempo.

Bendice lo nuevo

Empieza el Año Nuevo bendiciéndolo.
Ponte de pie y alza las manos en actitud de impartir una bendición. Mantén las manos por encima de la cabeza abiertas hacia delante y a través de ellas envía tu bendición a todo aquello con lo que vas a encontrarte en el transcurso del nuevo año.
Confía en que la bendición de Dios a través de tus manos llegue a todas las cosas que durante el año que comienza tomes y manipules con tus manos. Entrarás así en el nuevo año con mayor confianza.
Trata de empezar cada día del mes de enero con este gesto de bendición.

Envía la bendición a los diversos espacios de tu vivienda. a los miembros de tu familia y a tus amigos. Envía la bendición a los lugares y ambientes donde trabajas y sobre todo a las personas con quienes trabajas. Vivirás el día de otra manera. Todos los espacios por los que te muevas y todas las personas con quienes te encuentres habrán recibido la bendición de Dios. Esto será también para ti una fuente de bendición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: