MUJERES ACOMPAÑANTES

Es bueno recordar ahora la asociación que se ha hecho a la mujer en épocas anteriores. La encontramos asociada al hechizo, a la brujería, a las adivinadoras de la suerte, al mal…
En occidente han sido tres mil años del ser humano masculino sentado cómodamente en su silla de poder machista. Sin caer en la cuenta, se comienza la línea espiral evolutiva del ser femenino. Surge con una calidad mayor que el ser masculino. Se inicia un desarro­llo cualitativamente nuevo y creativo.

1. Experiencia espiritual de la mujer en los EE.

El ser femenino es un ser para sentirse amada y para amar. La mujer es creada para el amor. La mujer es creada para gestar y generar la Vida. Su corporeidad: brazos, pechos, útero, regazo maternal… son realidades que acompañan y realizan el perfil de la acompañante de Ejercicios. El ser femenino unido en su fe a Dios y actuando como Jesús expresa más humanamente el “ABBA” (padre—maternal) de Jesús a su Padre.

El proceso antropológico de la acompañante de Ejercicios no es solo coincidencia con la maternidad biológica. Es una maternidad que gesta el nuevo hombre en el espíritu. Es esto lo que encierra la pala­bra: maternidad que antropogeniza (gesta al nuevo hombre). El proceso apostólico de la mujer que acompaña ejercicios es una presencia de maternidad que eclesiogeniza (gesta la Iglesia Nueva) como María lo hacía en Jerusalén, en Efeso…

La maternidad de gestar al nuevo hombre en Cristo y la maternidad -de gestar la nueva Iglesia concede a la mujer acompañante el privilegio de generar HIJOS DE DIOS. No por la voluntad de la carne ni de los deseos humanos, sino de Dios (Jn.1,13). Fecundidad que realiza este generar y dar vida nueva y en abundancia. La mujer acompañante de ejercicios es quien genera hijos que no nacen de la unión carnal, sino del hecho de ser Madre de los ejercitantes. A través de ella actúa la Iglesia Madre de los fieles. Ella es esa presencia, y la mujer acompañante está presente en la generación de la nueva creatura en Cristo. La Mujer acompañante es presencia, e instrumento de la nueva creatura: el ejercitante vivo en Cristo hoy para el tercer milenio.

2. La mujer acompañante es rostro de la entraña maternal de Dios.

La FEMINIDAD ESTA LLAMADA no solo a crear y generar vida sino a NUTRIR. A amamantar sus nuevos hijos, a cuidarlos, a cercarlos de cuidados, a hacerlos personas libres y autónomas, creativas y responsables en Cristo Resucitado. ¿No es este el perfil de detalle, de filigrana y de delicadeza que exigen las reglas del discernimiento ignaciano?
Su corporeidad femenina es más apta para acoger, para escuchar… con cuánto más cuidado maternal, la mujer acompañante para llevar en si, acoger, escuchar, acompañar, caminar con los ejercitantes que nacen de ella en y para Dios… Por ella, como mujer acompañante, son gestados, generados, amamantados, cuidados y lanzados para la Misión…

La mujer acompañante de Ejercicios, como María, le devuelve al ejerci­tante el nuevo rostro de Dios vivo, el rostro peculiar y profundo de Dios. Dios entraña maternal. Dios misericordia. Ella es el espejo; ella es su reflejo al ir acompañando. Ella irá irradiando esa realidad PATERNAL-MATERNAL divina por su acti­tud de escucha-acompañante, expresión de su vida íntima de oración y contemplación. Ella se convierte así en el rostro de la “alteridad divina” con referencial no masculino sino femenino.

3.- Acompañar ejercicios ministerio de la mujer.

Ser ese reflejo de la misericordia de Dios, ser ese rostro vivo, espejo de Dios no es acaso un» SACRAMENTALIDAD SIGNIFICATIVA Y SALVIFICA? ¿No es ser visibilidad de la entraña maternal divina? ¿No es acaso ser puente – Pontifex – entre Dios y el espíritu del ejercitante? ¿No es vivir la “diaconía” del Espíritu. ¿El gestar, generar, amamantar, cuidar el proceso de cada ejercitante no es vigilar desde lo “alto” «episcopo igual a criar desde lo alto el desarrollo del nuevo Cristo para el tercer milenio?
El ser femenino tiene en si la capacidad de esa diaconía –servicio por amor: diaconía de acogida y firmeza, de acogida y fortaleza, de respeto y libertad, de reconciliación en el amor…

Es una gracia dichosa y exultante para la feminidad ser llamada hoy y convocada a vivir y profundizar el conocimiento del ser humano:
Autobiografía, primera semana, consigna, elección, contemplación para alcanzar amor para ser contemplativa en la acción. Es gracia y dichosa.
Hasta ahora la Iglesia occidental ha sólido presentar el rostro de una Iglesia más masculinizante. ¿Acaso no es como Dios también femenino? Dios es masculino-femenino.

Es bueno ahora recordar en su vocación apostólica sus experiencias pastorales evangelizantes…con el pueblo, con la Iglesia de los empobre­cidos: mujeres campesinas, de tugurios, alcohólicas, indígenas, maes­tras, que como María, que como María Magdalena, lideran la gestación de la nueva Iglesia, amamantan y cuidan ( más que muchos sacerdotes) cura «el que cuida’ y aun que los que vigilan desde lo alto episcopo ellas vigilan la comunidad que es la Iglesia naciente, viviente. Son las buenas mujeres que acompañan a Jesús, que son abnegadas para enseñar -magisterio- a los demás el misterio de la muerte y resurrección – la Pascua -.
Los ejercicios no son para retener al ejercitante.

La mujer acompañante, como nunca, es leal a su feminidad: no es para retener la Vida, sino para entregarla generosa y dichosamente al Universo. Y con esa vida nueva entregada al Universo lo transforma, para hacer del Universo y de su energía, el reflejo de la familia divina que es trinidad: en comunión, en amor, en felicidad, en perenne creación. Y sobretodo en la filigrana enriquecedora de las relaciones interperso­nales solidarias y siempre creciendo alegremente.

 

Rodrigo Ospina Vélez, S.J.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: