Feminicidio, violencia extrema contra las mujeres

Carmen García  García.

El tema del feminicidio no es fácil de abordar de cara a la sociedad; sin embargo, desde hace varios años en México, en América Latina y diversas partes del mundo los familiares de las víctimas, las feministas, académicas, organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales se han dado a la tarea de colocar el tema en la agenda pública y visibilizan la violencia extrema contra las mujeres como una violencia de género. El camino para que las mujeres podamos acceder a una vida libre de violencia es largo y difícil de transitar todavía; por eso celebro que la revista Avanzada dedique un número especial para tratar el tema.
“Odio contra las mujeres, Feminicidios” es como se titula este número 3 que contiene una diversidad de miradas de distintos especialistas, entre las que se encuentran teóricas como Marcela Lagarde, importante investigadora que ha hecho grandes aportaciones para develar el rostro de la violencia contra las mujeres en nuestro país. Además de académicas especialistas: psicólogas, médicos que opinan desde sus experiencias sobre el tema. Organizaciones locales como el Comité de Derechos Humanos de Colima, No Gubernamental, A.C, el CAM y Espacio Feminista, que desde sus diferentes espacios nos comparten su análisis.
Encontramos la mirada Jurídica de una abogada, feministas que con su activismo local, nacional e internacional usan sus acciones para levantar la voz, jóvenes que en su ejercicio de estudiantes dejan huella para visibilizar el tema, escritores que danzan de la literatura al teatro contándonos lo que parecieran historias de terror. Y no menos importante, abordado desde los fundamentalismos, por una activista y defensora del medio ambiente, nos guía por la historia y pensadores filósofos en un ejercicio de análisis.
Organismos locales, nacionales de derechos humanos hacen su aparición. De igual forma las instituciones como CEPAVI y la Procuraduría, rezan sus discursos oficiales. Y muy importante para mí, las y los periodistas que aparecen aquí con artículos o entrevistas pintando una gama de opiniones, haciendo del periodismo un ejercicio de comunicación profesional y comprometido. Respetuosos de las víctimas de feminicidio y de la violencia contra las mujeres. Pues cuando se toca en los periódicos normalmente se hace desde la nota roja o policiaca.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) también participa y es aquí en donde en mi calidad de representante me detengo un poco.
El Observatorio surge ante la falta de información documentada de la problemática del feminicidio y para monitorear la implementación de la justicia de los casos de CD Juárez y Chihuahua.
Desafortunadamente, todavía no existe información sobre los homicidios de mujeres por razones de género por parte de las instituciones del Estado, que permita documentar estos asesinatos donde se plasme la discriminación a las que las mujeres fueron sometidas; por esta razón uno de los objetivos del observatorio es visibilizar la violencia contra las mujeres en el país por medio de datos estadísticos, como también observar a las instituciones y los marcos normativos en esta materia para hacer incidencia pública. Es por esto que el año pasado nos dimos a la tarea, las organizaciones que conforman el observatorio, la coordinación ejecutiva y la coordinación regional para impulsar una campaña nacional de tipificación del feminicidio como un delito autónomo y de fácil acreditación.

En Colima se tipificó el 27 de agosto del 2011, denominado “Delitos contra la igualdad de género y en su Capítulo Uno Feminicidio, que dice: “A quien cometa delito de feminicidio se le impondrá una sanción de treinta y cinco a sesenta años de prisión”.
Hay personas que consideran que no es necesario que se elaboren leyes específicas para el feminicidio, ni que se aumente la pena.
Lo deseable es que no las hubiera, como tampoco la violencia contra de las mujeres, es precisamente por ésta y la observación de la problemática, que nos dimos a la tarea de promover la ley, siendo ya nueve estados de la república los que la han tipificado.
Estoy convencida de que a las leyes tenemos que usarlas como herramientas para la defensa de los derechos y justicia para las mujeres, pero se necesita que éstas sean acreditables, autónomas y únicas en su tipo, ¿por qué? Porque se pretende que sea una ley que le permita a los operadores de justicia, (los ministerios públicos y demás actores), no dejar la ley a su interpretación, sino especificar la razones por las que se considera un delito de feminicidio. Las cuales son:

I.- Exista o haya existido entre el activo y la víctima una relación de parentesco por consanguinidad o afinidad, de matrimonio, concubinato, sociedad de convivencia, noviazgo, cualquier otra relación de hecho o amistad
II.- Exista o haya existido entre el activo y la víctima una relación laboral, docente, o cualquier otro que implique confianza, subordinación o superioridad;
III.- La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;
IV.- A la víctima se le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones, previa o posterior a la privación de la vida;
V.- Existan antecedentes de amenazas, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;
VI.- El cuerpo de la víctima sea expuesto o arrojado en un lugar público; o
VII.- La víctima haya sido incomunicada.

En el caso de la ley de Colima es importante destacar que considera la prevención del delito con las órdenes de protección y en ese sentido quedó a la vanguardia nivel nacional, pero también es necesario destacar que tiene otras carencias, como lo relacionado con los estudios y banco de ADN.
Contempla y obliga en la ley general de acceso a generar protocolos de investigación con perspectiva de género en casos de violencia sexual, desapariciones y feminicidio.
Regula que todos los ingresos hospitalarios donde las mujeres mueran por agresiones o lesiones, serán investigados como feminicidios.

La elaboración de protocolos de investigación con perspectiva de género es una tarea pendiente por observar y/o proponer en el estado, para que la ley se pueda aplicar como es, y sea guía para los operadores de justicia en su trabajo y a las víctimas se les haga justicia de una “muerte anticipada y criminal”, como dice una escritora en un artículo
Quiero dar mi reconocimiento a la revista por dignificar el periodismo en el estado.
Y por último, mi respeto y solidaridad a las familias de las víctimas.
¡No más violencia!
¡Ni una más!
Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: