LA CONCIENCIA DE SEMEJANZAS

“ENTRE LAS MUJERES NECESITAMOS UNA CONCIENCIA DE SEMEJANZAS”

La semejanza fundamental entre todas las mujeres del mundo es la semejanza sexual. Es decir la clave de todas las políticas de género parte de lo sexual. Y sobre esa semejanza está montado lo que llamamos género; es decir, un conjunto de deberes, responsabilidades y prohibiciones atribuidas a las mujeres como si fuera una emanación de su sexo. Entonces no solamente somos semejantes por nuestro sexo sino también por nuestro género. Y el género es la clave entre todas las mujeres de todo el mundo.

Lo que nos hace semejantes no es que en unos países las mujeres borden y en otros no, que en unos países escriban y en otros no, o que en unos países barran y en otros no. La semejanza política está en la historia de la opresión de las mujeres, lo que nos hace semejantes es que compartimos una historia compleja, en la cual, por el simple hecho de ser mujeres, vivimos formas de opresión económica, social, cultural, jurídica, política y sexual.

Se nos ha considerado seres inferiores y se nos ha colocado en un rango de inferioridad social, y no solamente es oideológico; no son sólo creencias o mitos, son condiciones sociales económicas y políticas realmente inferiores.  Podemos afirmar  hipotéticamente que en el patriarcado cualquier hombre puede apropiarse del cuerpo de cualquier mujer a través de la violencia. Somos expropiadas en muchas cosas. Todo lo que hacemos las mujeres se considera nuestro deber natural y no forma parte de la conciencia para transformar las formas de trato a las mujeres. Todas las mujeres de las distintas clases sociales somos relativamente más pobres que nuestros parientes, que nuestros hermanos, que nuestros maridos, más pobres que nuestros novios. Incluso aquellas que están en una clase social alta no cuenta con la decisión de distribuir los recursos económicos a menos que los consulte. La violencia patriarcal es tan perversa que cuando daña a una mujer se generaliza a todas, y muchos violentos cuando verbalizan su violencia lo enuncian como: “estas mujeres”, “eres como las otras”.

Cuando veamos a una mujer, vemos una congénere, no sólo es mi connacional, mi compatriota, mi colega o mi compañera porque puede ser que  pertenezca a otra nación, puede ser que no sea mi colega porque no tengo asuntos de trabajo  y de actividad con ella; pero es mi congénere porque tengo un conjunto de semejanzas con ella y con todas.

Es por eso que las mujeres que aman a otras mujeres expresan: “Lo que le hacen a una mujer, nos lo hacen a todas”.  Necesitamos sentir amor entre nosotras las mujeres.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: