EL ANCIANO, EL ALZHEIMER Y DIOS

Un día estaba hablando con una persona que me decía que su vida había sido un verdadero desastre. En otro tiempo había sido creyente, pero ahora ya no se consideraba como tal. Me dijo que se había olvidado de Dios. En cambio se negaba a considerarse atea. Simplemente, ya no pensaba en Dios. Y me preguntó: ¿Crees que Dios me ha olvidado?

Le contesté que tenía una imagen terrible de Dios: un juez severo, castigador, que olvida a los que se han separado de Él. En el fondo se parecería demasiado a los seres humanos, porque así actuamos nosotros. Le propuse cambiar esa imagen por otra.

– Me gustaría proponerte otra idea de Dios que aprendí de Jesús de Nazaret. No te puedo definir con exactitud cómo es Dios, como cuando definimos cualquier cosa de nuestra realidad física. Pero sí podemos pensar a qué se parece, con quién identificarlo. Para ello, no te voy a dar un discurso, sino que te voy a contar una historia de un anciano, que te puede ayudar a hacerte una idea diferente de Dios. Así sabrás, si Él te ha olvidado o no.

Entonces me puse a contarle esta historia que leí hace unos meses en algún ‘pps’:

Un día un octogenario llegó a un hospital de una gran ciudad. Tenía una cita con el médico a causa de unos problemas en la espalda. Cuando llegó a la sala de espera, una enfermera observó que el anciano no hacía más que mirar su reloj. Daba la sensación de que tenía mucha prisa. Cuando el médico lo atendió, le preguntó:

– ¿Está usted angustiado por algo? Veo que está usted nervioso.

El anciano le respondió:

– Es que tengo una cita con mi esposa, dentro de 20 minutos.

Y no puedo llegar tarde.

– ¡Ah bueno! Ya entiendo. Es normal, a las esposas no les gusta que las hagan esperar y usted no quiere tener problemas con ella. No se preocupe que terminamos enseguida.

– No es eso… Mi mujer ni siquiera me reconoce. Hasta se ha olvidado de cómo me llamo. Tiene la enfermedad de Alzheimer.

– Bueno, entonces no hay de qué preocuparse. Si usted llega tarde, ella no se enterará.

. Es que yo sí la reconozco, y no he olvidado su nombre. Ella sigue siendo mi esposa, y la sigo amando. Por eso no puedo llegar tarde a mi cita con ella.

El médico se quedó sin habla, con los ojos llorosos. Al fin le dijo:

–      Gracias, querido amigo, por esa lección de amor.

A todos aquellos que no olvidan

a sus familiares y amigos que padecen Alzheimer,

pues sois una verdadera representación del Dios de amor.

Julián Mellado Hernández

Un comentario sobre “EL ANCIANO, EL ALZHEIMER Y DIOS

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: