NUEVAS GENERACIONES EN LA VIDA RELIGIOSA…

Pre-congreso de “Nuevas generaciones de la vida Consagrada”

CIRM del 19-21 de noviembre de 2011

SÍNTESIS

Análisis de la realidad (sábado)

Creemos que Dios nos ha hablado desde la realidad que vivimos y nos ha interpelado con los testimonios de:

Migrante: Sra. Rosa

En medio de su impotencia y dolor clama: ¿Dónde está la caridad?

Exhorta: ustedes (religiosos jóvenes) sigan en la labor en la que están, hagan el bien no a los suyos; sino a los demás, todo para construir un mundo cada vez mejor. Tengo esperanza (Sra. Rosa), que algún día se acabe la migración; fruto de la corrupción de un gobierno indiferente. Renueven su llamado y ábranse a la necesidad de todos aquellos que sufrimos discriminación y maltrato.

Hermanas Reyes víctimas de abusos constantes del mismo gobierno de Ciudad Juárez, Ch.

Su clamor parte desde las palabras de san Pablo: “Si Dios está con nosotros, entonces quién contra nosotros” (Cfr. Rm 8, 31)

Exhortación: Y ustedes hermanos y hermanas: ¿Qué están haciendo? ¿Cuál es su aporte ante dichos movimientos que exigen paz y justicia? Vuelvo a repetir: Qué están haciendo por defender los derechos de las personas que sufren cualquier corrupción tanto gubernamental, como por aquellos que son capaces de arrebatar la vida de personas que luchan por un bienestar de igualdad y de equidad.

Estas situaciones concretas, que muchas veces queremos ignorar por lo vergonzoso que es reconocer las diferentes exclusiones e injusticias que viven nuestra gente y que no podemos ser indiferente.

Algunas resonancias

Profesas

Constatamos que el ejercicio constante del discernimiento personal y comunitario, el testimonio de vida, partiendo de análisis de la realidad sencillos y concretos a necesidades de nuestra gente más cercana. Siendo coherentes en medio de nuestras diferencias, capaces de dialogar y la apertura del aporte de los/as otros /as.

Formadores

Que nuestras comunidades  formativas partan de análisis de la realidad que respondan a situaciones marginales desde una profesionalización de sus miembros de las diferentes comunidades.

Juniores menores

Ejercitarnos en la inclusión de aquellos que están relegados por la sociedad, renovando los espacios de escucha y dialogo, partiendo desde los más cercanos a nuestras comunidades y estar en constante apertura desde la sencillez.

Escuchar la propia realidad (domingo)

Constatamos que el dialogo intergeneracional ha quedado en ideal hasta el día de hoy. Aquí es donde está el gran reto en saber compartirnos y descubrir los propios dones de cada uno. La invitación a las nuevas generaciones partirá en la creatividad y en el modo de saber estar y promover a los mayores desde sus capacidades y limitaciones, rescatando a modo de aprendizajes el aporte y experiencias de aquellos que han desgastado su vida por nuestros institutos religiosos.

Panel de superiores mayores

Las superioras mayores han presentado con realismo la situación que viven los Institutos religiosos ante  el conflicto intergeneracional. En su compartir, resaltaban varias necesidades tales como:

  1. Una mayor integración de vida, un equilibrio sano ante las relaciones interpersonales, especialmente con las hermanas mayores.
  2. Que la vida Religiosa siempre parta de una rica y solida experiencia de Dios.
  3. Que el ejercicio constante del discernimiento personal y comunitario marque el derrotero de los propios procesos de las diferentes comunidades de formación y ministerio.
  4. Es necesario que las hermanas y hermanos mayores sean capaces de vivir sus etapas de la vida con intensidad y sean idóneos en asumir sus diferentes duelos que puedan provocar dichos cambios emocionales.
  5. Propiciar el diálogo intergeneracional para vivir la unidad en la diversidad.
  6. Que las nuevas generaciones sean creativas para actualizar el  propio carisma de sus congregaciones y apostarle la vida al llamado que han recibido como regalo de parte de Dios.

Resonancia

Juniores menores

El reto es la apertura a la promoción de los mayores y buscar el punto medio de interacción sin evitar el conflicto. Saber reconocer con gratitud la riqueza de las hermanas de comunidad y de todas aquellas que han sabido mantener nuestros Institutos vivos.

Formadores

Apertura a las diferentes propuestas que traen los jóvenes en las diferentes etapas de formación inicial y básica. Saber dialogar en las diferencias que esto pueda traer en sí. El saber acompañar a los diferentes procesos, a que encuentren diversos caminos de integración en el área humana y espiritual.

Iluminación Teológica

De todo esto ¿Qué es lo que Dios nos pide hoy a las Nuevas Generaciones?

La pregunta queda abierta para poderla responder desde nuestras realidades congregacionales y comunitaria.

Partiendo desde nuestra  creatividad compartiendo la  experiencia de Dios.

Hemos sido convocados por la vida para la Vida y vida en Abundancia. (Cfr. Jn 10,10)


Mensaje final

Dentro del análisis de la realidad, rescatamos los diferentes clamores que afectan a nuestro país, a nuestra gente que llora y sufre calumnias por el hecho de ser voz de los de “sin voz”. Personas que son capaces de salir de sí mismas para construir una vida mejor, buscando nuevas posibilidades de vida o simplemente el dejarse interpelar por el dolor y el sufrimiento de los que llamamos muchas veces “Prójimo”.

La vida religiosa vive grandes retos ante estos clamores de muerte y dolor. No podemos ser indiferentes, no podemos quedarnos con los brazos cruzados ante dichas reacciones de un gobierno corrupto, de estructuras que en vez de promover vida e igualdad lo único que nos presenta es un abismo que como comunidades nos aleja más, en vez de acercarnos, por el simple hecho de vivirnos en nuestros micro-mundos. Hoy, la Vida religiosa debe ser significativa, que parta originalmente de análisis de realidad que promuevan a las personas y no se limite en reforzar estructuras –que muchas veces, en esto queda –en análisis superficiales e inalcanzables.

Estamos llamadas a unir, acompañar a ser luz…

Urge una Vida Religiosa nueva, novedosa, actualizada y esto solamente la podemos alcanzar si partimos de una renovación de nuestras experiencias de Dios. La gente lo que quiere de nosotros (as) es que les compartamos dichas experiencias, no de triunfos o logros; sino de ese caminar constante, dando testimonio de comunidad en movimiento. Comunidades que trasparenten vida y esperanza ante un mundo fragmentado. Comunidades expertas en dialogo abierto y sincero, capaces que compartir la vida, de abrir nuevos espacios de madurez humana en la profundización en construir comunidades de “verdaderos hermanos”.

El reto es nuestro, es importante pues, partir de discernimientos personales y comunitarios donde juntas/os buscar la voluntad de Dios y desde ahí partir con claridad y objetividad; siendo asertivos en nuestros modos de incidencia ante las diversas necesidades de nuestra gente. Nosotros como religiosos jóvenes, tenemos la obligación de apropiarnos primero nuestros carismas y desde ahí responder a los diferentes clamores de dolor, sufrimiento, injusticia, pobreza fruto de una mala administración de aquellos que no han sabido corresponder con responsabilidad.

Las “Nuevas generaciones” que hoy estamos aquí no nos podemos ir igual de cómo llegamos, quizá las actitudes de cerrazón se han caído en estos días al contemplar que hay más jóvenes con espíritu, y por lo menos nos dimos cuenta que no estamos solos, sino que hay personas como nosotros con esta actitud de búsquedas constantes, con diferentes sueños que solo se harán realidad en el momento que juntos propongamos cambios que partan siempre de nuestras comunidades, mismas que resplandezcan esta coherencia en el seguimiento radical de Jesús.

Creemos firmemente que Dios hoy ha hablado entre nosotros, nos ha actualizado su palabra y nos ha renovado nuestro llamado a seguirlo con una actitud de conversión constante, a no acostumbrarnos a la novedad de nuestros diferentes aportes, de nuestras limitaciones y miserias Dios siempre se valdrá para transmitir su amor y misericordia para aquellos que quieren vivir realmente un encuentro con ÉL.

Que María de Guadalupe interceda por cada uno de nosotros y sea ella quien nos acompañe en estos nuevos caminos de renovación constante en nuestra opción que hemos hecho desde el primer momento que nos decidimos a seguir a su amado Hijo.

Equipo organizador “Nuevas generaciones” CIRM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: