CELEBRACIÓN DE BODAS DE ORO DE LA HNA. ANA MARÍA

Nuestra hermana ANA MARÍA TEJEDA OROZCO (de Santa Rosa de Lima), celebrará 50 años de Vida Religiosa en esta Congregación de Misioneras Eucarísticas de María Inmaculada.

Marco Ordenes Fernández, Obispo de Iquique, Chile presidirá la Eucaristía de Acción de Gracias por el Don de su vocación, que se realizará el 31 de julio a las 20 horas, en el templo parroquial de San José de Pozo Almonte. Lugar donde actualmente realiza la misión la hermana Ana María, en comunidad con las hermanas: Noemí Luna Lara y Martha Molina.

Ana María es originaria de Colima, Colima México. Nació el 3 de abril de 1945. Hizo su Profesión Religiosa el 5 de julio de 1961.

Su lema: “Dejar que Cristo viva en mí su experiencia filial y fraterna”.

Y su motivación principal en los servicios prestados al interior de nuestra congregación, fue: “que personal y comunitariamente lleguemos a identificarnos con el Carisma MEMI, siendo fermento de vida nueva en la sociedad para la construcción del Reino.

Los servicios que ha realizado con generosidad y responsabilidad, entre otros, han sido:

  • En la FORMACIÓN inicial
  • en la REDACCIÓN DE NUESTRAS CONSTITUCIONES
  • En la COORDINACIÓN GENERAL de nuestro Instituto por dos periodos: 1977-1981 y 1981-1987.

Su aporte fuerte en estos servicios fue el clarificar nuestra identidad como vida religiosa MEMI.

¡GRACIAS, ANA MARÍA POR TU ENTREGA FIEL COMO MUJER SEGUIDORA DE JESÚS, DESDE ESTA CONGREGACIÓN!

Celebrar “50 años de vida consagrada”, es una buena ocasión para retomar, meditar y dar gracias por el don de la vocación, que es pura gracia, don de Dios-Amor. Es mirar la vida pasada y presente con los ojos de ese Dios que nos comprende y ama incondicionalmente .

Hace 50 años, este Dios-Amor te miró, quiso contar contigo y te invitó para una misión especial. Acoger la invitación significó abandonar la barca de las seguridades y dejar a Dios realizar su proyecto en tu vida.

Tu trayectoria por la vida, encierra un sentido  profundo de todo lo que has sido y has hecho a lo largo de los años; pero lo importante, es y será el amor de Dios que dirige tu vida y la cuida desde dentro. Sólo en torno a su gracia se va tejiendo tu verdadera existencia y tu misión como Misionera Eucarística de María Inmaculada. Más allá del desgaste, está la confianza y el abandono incondicional en sus manos y la fe en su promesa:

“El que pierda la vida por mí, la encontrará”.

Ana María, celebrar “Bodas de Oro”, lejos de sentir que la vida se escapa, es seguir caminando con paz, sin prisas ni protagonismos, con una comprensión creciente hacia todos y con mucha compasión a la humanidad sufriente. Es ahora cuando tu vida puede ir creciendo más libremente hacia su plenitud. Es ahora cuando cada experiencia dulce o amarga, cada logro grande o pequeño,  va ocupando su verdadero lugar; es ahora cuando puedes entonar, como María, tu “Magníficat”.

Celebrar “Bodas de oro” es seguir diciendo a Jesús: “Aquí estoy, para hacer tu voluntad”.

¡FELICIDADES,

FELICIDADES,

GRACIAS Y BONDADES PARA TU VALIOSA VIDA, ANA MARÍA!

Te queremos mucho y oramos por tu fidelidad gozosa

TUS HERMANAS MEMI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: