Desde la Mística…

LA EXIGENCIA Y LOS NUDOS

No cabe duda que dentro del espacio místico de Catalina y Teresa, encontramos su mundo, su lenguaje propio. También su génesis, es decir, la simbología que las recreó, las hizo vivir, resistir y tomar iniciativa dentro de sus historias personales y sociopolíticas. Iniciativas y resistencia, pero también extrañas sumisiones al mundo patriarcal y excluyente de su época. Hablan en la creatividad de los versos, pero también saben hablar el lenguaje gramatical más cierto de su época y de sus contemporáneos. En estos arquetipos de espiritualidad femenina convive todo eso: contradicciones, polos opuestos, dimensiones diferentes. Arquetipos ancestrales que llevamos misteriosamente dentro y que no son perfectos ni estáticos como a veces nos gustaría; más bien son vulnerables, conocen los movimientos, los periodos vitales de toda mujer. Ellas no sólo nos precedieron en tiempos y espacios, sino que las sentimos en cómplices sintonías vivenciales. Ellas irrumpen en nuestras horas nocturnas y también en las horas del día, sobre todo cuando el presente, la vida ya no nos habla, la tradición tampoco y el futuro, todavía no amanece. El acercamiento a ellas, a su presencia en nosotras, nos invita a una relación creativa con nosotras mismas y con el misterio, a partir de nuestro universo simbólico Estas voces interiores, este eco sapiencial, -para nosotrasse vuelve urgencia, inquietud y búsqueda. Se trata de un sutil proceso ético, o de algo que podríamos llamar una verdadera ascesis feminista, el crecimiento de la responsabilidad dentro de la vida en sus más diferentes procesos. Soledad y pertenencia al círculo de las mujeres, al mismo tiempo. Sentimos una intensa sed, nos falta aire, espacio, tiempo, sangre, energía… Nos acercamos, nos adentramos con el intento de encontrar una sabiduría que desate los nudos que amarraron el arte de la visión y del lenguaje alternativo. Los nudos que ataron nuestras mismas vidas y también la vida de muchas otras de nuestras compañeras de camino. En este proceso, que consideramos como parte de la evolución mística de las mujeres, no buscamos respuestas seguras y modelos ciertos, más bien nos disponemos a entrar en un proceso casi alquímico, que más que invitarnos a eliminar y excluir algo que no nos parece correcto, nos invita a dejar interactuar todas las dimensiones más secretas, así como las más evidentes de nuestras vidas. Proceso alquímico (mística de la química), porque evoca la danza de uno y más elementos dentro de la vida; elementos que tienen no sólo densidad y masa, sino también olor, sabor, perfume… Elementos que tienen sensibilidad, reaccionan al contacto, cambian y se transforman. Un cierto instinto femenino, así como el contacto con la realidad y la familiaridadcon la historia, nos hace tomar conciencia de lo complejo que es reconocer y desatar nuestros nudos y los de las demás mujeres. Estos nudos no nacieron de la nada, ni fueron simple fruto del destino dictado por fuerzas misteriosas y exte rnas que saben influenciar también los arquetipos y los mitos de las diosas. Los paradigmas culturales, sociales, teológico-eclesiales y espirituales que han sido cultivados en la historia nos han proporcionado modelos ortodoxos y estáticos. Es triste constatar que esta realidad ha permitido que las mujeres –muchas veces- elaboráramos una vida no sólo al margen de la sociedad y de la iglesia, sino al margen de nosotras mismas. Una vez más, hay que evocar la mística en nuestras vidas, y también a sus maestras. La mística está profundamente relacionada con la creatividad, con lentas o repentinas transfiguraciones de situaciones, estados de ánimo, espacios. También con el contacto y la fidelidad a la hondura de nuestras vidas, su centro gravitacional más profundo, sus pasiones, sus sabidurías de los sentidos y de la memoria, en fin: nuestra identidad más desnuda. Si perdemos el contacto con esta desnudez originaria, protohistórica, y sólo  actuamos y vivimos revestidas de la vida que otros nos proporcionaron, de las iniciativas que otros tomaron, el camino místico se va alienando siempre más…

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: