REQUIERE TIEMPO

“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo.”

No hay atajos en el camino de la madurez.

Convertinos en adultos requiere años, y toda una estación para que el fruto crezca y madure. Eso también es cierto con respecto al fruto del espíritu.  El desarrollo de un carácter semejante a Cristo no se puede apresurar. El crecimiento espiritual, como el físico, lleva su tiempo.

Cuando se intenta acelerar la maduración de la fruta, pierde su sabor. Cuando nosotros y nosotras nos preocupamos de que tan rápido crecemos, Dios se interesa en que tan fuerte crecemos. Dios ve  nuestras vidas desde y para la eternidad, por eso nunca tiene prisa.

Antes que Cristo invada nuestra vida en la conversión, a veces tiene que “ablandarnos”, permitiendo que tengamos algunos problemas que no podemos resolver. Aunque algunos abren sus vidas a Jesús la primera vez que llama a la puerta, la mayoría nos resistimos y estamos a la defensiva.

“Nuestras vidas gradualmente se vuelve  más  luminosas y más hermosas mientras Dios entra en nuestras vidas y llegamos a ser como Él”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: