PROXIMO 8 DE MARZO

LAS TRABAJADORAS Y LOS RETOS POLÍTICOS

Diversas acciones como trípticos, conferencias, ciclos de cine, y muy distintos textos se están elaborando  por diferentes agrupamientos sociales y políticos, como parte del trabajo en torno al ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, próximo a conmemorarse en varios países. Por tal motivo, quiero a hacer esta mínima contribución.

Mentira que crece día con día

En la primera mitad de la década de los noventa, se incrementó la pobreza en  nuestro país, México firmó (en 1994), el Tratado de Libre Comercio (TLC), con Canadá y Estados Unidos, con ello se promovió la liberación del comercio exterior, se orientó la economía al mercado externo con la promesa de mejorar la calidad de vida para toda la población y lo que hemos venido constando es una mentira que se descubre día a día. En México el Producto Interno Bruto (PIB), nada más ha crecido a una tasa media de 0.6% anual entre 1983 y 2005, perdiendo los salarios mínimos hasta un 70% de su poder de compra.

Un agrupamiento que profundiza la pobreza en México es La Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN) y se trata  no solamente de un acuerdo comercial, sino de una alianza de carácter político-militar, – suscrito el 23 de Marzo de 2005 en Waco, Texas por los ejecutivos de México, Canadá y Estados Unidos- cuyo propósito ha sido proteger la seguridad y soberanía principalmente de estados Unidos. En las mujeres ello ha repercutido, pues ha llevado a que busquen su supervivencia en el trabajo informal, desempeñando el trabajo subcontratado a domicilio y/o el comercio ambulante, o bien la migración hacia Estados Unidos.

La política de disminución salarial implementada por el gobierno mexicano, siguiendo lo suscrito por el TLC y la ASPAN, ha sido un factor determinante para que México ofrezca ventajas competitivas a los grandes capitales, lo que ha traído una mayor precariedad a las mujeres. Las prestaciones que la ley laboral ofrecía, han sido mermadas por presiones de las corporaciones trasnacionales, lo vemos ilustrado en la subcontratación que dejan a quien se contrata, fuera de la posibilidad de organizarse sindicalmente para exigir sus derechos, aceptando las condiciones que los patrones fijan como, un mayor número de horas de trabajo, temporalidad muy breve del contrato, entre otras. Así las mujeres se ven afectadas por los contratos que existen en tiendas de autoservicios, las maquiladoras y empresas de limpieza y telecomunicaciones que son ramas de la industria en que ellas son mayoría. (Leonor Aída Concha. “La ASPAN y las mujeres trabajadoras“. Los Retos para las Trabajadoras en el Marco de la Globalización. CILAS, México, 2008).

Discriminación Laboral

La diferenciación en negativo que se hace contra las mujeres es lo que se ha definido como discriminación de género y  lo observamos en el nivel laboral, cuando a pesar de nuestras leyes y tratados internacionales, que se supone se aprueban para la protección y avance de las mujeres, seguimos viendo las desventajas enormes que existen. Se expresan dichas desventajas desde las pocas ofertas de empleo, en la gran diferencia salarial entre hombres y mujeres- en Colima la población femenina trabajadora gana 17.5 pesos por hora frente a 21 pesos por hora de la población masculina- en la ubicación laboral – las colimenses están en un 85.3 % en el sector terciario (servicios), 24.8 en el sector secundario (industrial) y 19.1% en el sector primario (agricultura), 0.8% sin especificar-. (“Estadísticas a propósito del Día Mundial de la Población” Datos de Colima, INEGI). Además lo vemos en las decisiones de quién recibe capacitación, al decidir a quién se selecciona para cargos reconocidos y a quién se despide primeramente ante una reducción de personal y ni qué decir sobre la insuficiencia de guarderías para que las madres puedan emplearse sin preocupación alguna, ¿ y si nos preguntamos de las prestaciones de las empleadas domésticas y las trabajadoras sexuales en Colima? las respuestas son  muy desalentadoras, pues en lugar de respuestas encontramos generalmente sarcasmos.

Otras problemáticas que están ocurriendo más a menudo son, que ante la crisis económica y el desempleo existe trabajo sexual – prostitución- ocasional en empleadas de distintos sectores e incluso estudiantes. También se padece el acoso sexual-  o mobbing en inglés- que es una práctica sistemática que se da principalmente en contra de las mujeres, trayendo consigo consecuencias psicológicas y físicas para las trabajadoras, quien generalmente se ven en una situación de indefensión ante su agresor y enfrentando tratos humillantes. Ante esta situación, es que existen retos políticos -como elaborar una agenda que proteja los derechos de las trabajadoras, impulsar un modelo de autodeterminación económica y política nacional- que atañen a muchos/as, tomadores/s, de decisiones desde los partidos políticos, organizaciones sindicales y civiles entre otras. (Articulo tomado de Avanzada, Autora Ángeles Márquez Gileta).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: